Apagar la luz

El simple gesto que baja de golpe la factura de la luz: las eléctricas lo esconden

Se trata de un truco muy simple, pero del que no se suele hablar mucho

La potencia eléctrica se mide en kilovatios (kW) y se define como la energía que se puede utilizar al mismo tiempo dentro de una vivienda. Dentro de la factura energética queda desglosada como “término de potencia o término fijo”.

A pesar de que no todas las personas lo saben, en casi todas las viviendas hay contratada más potencia eléctrica de la necesaria. Esto hace que, al disminuirla, se puedan ahorrar unos cuantos euros a final de mes y, por ende, a final de año.

Además, también hay que tener en cuenta que reducir la potencia es un derecho de los consumidores. Sin embargo, para ello, también hay que conocer cuáles son los distintos tramos, con el objetivo de poder disminuirlos.

Estos son los tipos de tramos en la potencia eléctrica

Desde Selectra, un portal web especializado en las facturas energéticas, explican que, cuando el consumidor contrata una potencia, debe tener en cuenta algunos aspectos. En concreto, cuántos dispositivos eléctricos hay dentro del hogar, así como el suministro.

Factura de la luz
La potencia contratada depende de varios tramos | Getty Images

En este sentido, los tramos son distintos dependiendo de la instalación eléctrica, que puede ser monofásica o trifásica.

1. Instalación monofásica

Dentro de la instalación monofásica, el primer tramo es de 1,15 kW, le sigue 2,3 kW, 3,45 kW, 4,6 kW y 5,75 kW. Después, encontramos 6,9 kW, 8,05 kW, 9,2 kW y 31,177 kW. Para terminar, existen 10,35 kW, 11,5 kW y 12,49 kW.

2. Instalación trifásica

En el caso de que la instalación sea trifásica, se pueden encontrar los tramos de 3,464 kW, 6,928 kW, 10,392 kW y 13,856 kW. También el de 17,321 kW, de 20,785 kW, el de 24,249 kW y el de 27,713 kW. Para terminar, están el de 31,177 kW, el de 34,641 kW y el de 43,64 kW.

Así puedes reducir la potencia contratada

A la hora de reducir la potencia eléctrica contratada, lo primero que hay que hace es calcular qué termino de potencia necesita la vivienda. Después, hay que ponerse en contacto con la compañía eléctrica que corresponda.

Una vez hecho esto, se llevará a cabo la solicitud y la comercializadora se pondrá en contacto con la distribuidora. Esta será la que active la nueva potencia.

Para ello, tan solo se necesitan los datos del titular del contrato, la dirección de la vivienda y el código CUPS. También la potencia contratada en la actualidad, así como la nueva que se desee contratar.

Como indican desde Selectra: “Si el cliente dispone de un contador analógico, un técnico de la empresa distribuidora se desplazará a la vivienda y se encargará de modificar el término de potencia en el contador de luz”. Sin embargo, si el contador es digital, la visita no será necesaria.

Una persona usa una calculadora para calcular su factura
Reduciendo la potencia podrás ahorrar entre 45 y 50 euros al año por kW | Gtres

¿Cuánto puedes ahorrar si reduces la potencia?

Si estás pensando en ahorrar reduciendo la potencia eléctrica de tu vivienda, hay que tener en cuenta varios puntos. Como indican desde el portal Fotocasa, la potencia mínima recomendada es de 3,5 kW para poder usar varios aparatos al mismo tiempo.

No obstante, en el caso de que la vivienda no tenga vitrocerámica, también se puede bajar hasta los 2,5 kW. Por otro lado, el ahorro por bajar la potencia dependerá de los kW reducidos, teniendo en cuenta que se pueden reducir en múltiplos de 0,1 kW. De forma aproximada, por cada kW se puede ahorrar entre 45 y 50 euros anuales.

Cuánto cuesta reducir esta potencia

A pesar de que puede ser una buena idea, también debes saber que reducir la potencia contratada tiene un coste. Este es de 9,04 euros más IVA, en concepto de derechos de enganche. El precio debe pagarlo el consumidor a la distribuidora a través de la comercializadora y, además, el pago se efectuará en la siguiente factura de la luz.